Problemas conductuales, control de impulsos

Cuando no controlamos nuestros impulsos, es porque puede haber mucha rabia presente en nosotros. Rabia que puede ser destructiva y proyectada en los demás, generando conflictos con los demás; desestabilizándonos cada vez más y repercutiendo en nuestro bienestar. ¿De dónde pueden originarse esas emociones? Ariadna te ayudará a ser consciente de ellas y gestionar tu impulsividad.